jueves, 22 de abril de 2010

Nuestro recuerdo con Samaranch y nuestro cariño para sus familiares.

Fallece D. Juan Antonio Samaranch a los 89 años.
Pulse para ver el video: SAMARANCH DISFRUTÓ CON LA OBRA DE SEGRELLES.
Texto y fotos de: J. J. SOLER NAVARRO.


La tarde del sábado día 24 de abril de 1999, el Presidente del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch, mensajero de la paz y creador e impulsor de la fórmula "Olimpismo es arte, cultura y deporte", se acercaba al Nou Camp para encontrarse con la más completa colección antológica del Pintor e Ilustrador Universal José Segrelles a quien el F.C. Barcelona le rindió un merecido homenaje "a quien fue el primer cartelista oficial blau grana" según palabras del Josep Lluis Nuñez, Presidente del club futbolístico en aquel año.
Samaranch llegó puntualmente a las 17'45 horas y la visita para la cual se había cerrado el Museu del Barça, transcurrió en un ambiente tranquilo y familiar atendiendo las explicaciones y comemntarios de Pablo Ornaque, Josep Lluis Nuñez, Concepción Segrelles, Fernando Tormo, Director de la Casa Museo del Pintor José Segrelles de Albaida, lugar del que procedía la mayoria de la obra expuesta, así de quien les suscribe esta información.
También estuvieron acompañados por el todo el recorrido que se prolongó hasta cercanas las 19'00 horas por numerosos periodistas, que se hicieron eco de la visita.
Con todo, Juan Antonio Samaranch, a quien se le vió entusiasmado y muy interesado por el conjunto de obras expuestas, unas cuatrocientas en total, se detuvo sobre todo ante las documentadas explicaciones de Tormo y Soler, delante de los bocetos preparatorios para el cartel de las bodas de plata del Club Catalán realizado en el año 1924 por Segrelles.

Samaranch, les animó a inadagar hasta la saciedad para averiguar y recuperar para la colección del Club, el original del referido cartel, ya que sería el colofón de la docena de bocetos en lápiz de grafito y pastel de colores que precedieron al cartel que conocíamos hasta la fecha.
Samaranch en conversación con la hija de Segrelles, Conchita y el director del Museo de Albaida, Fernando, se interesó por la faceta cartelística y como ilustrador, para volver a detenerse con atención ante las explicaciones de las alegorias a los siete pecados capitales, realizados por José Segrelles en el año 1925, para recrear magistralmente y haciendo alarde de un total dominio de la técnica acuarelística, la soberbia, la avaricia, la lujuria, la ira, la gula, la envidia, y la pereza.
Para terminar y ante la conseguida recreación del íntimo estudio en el que trabajó Segrelles en los últimos años de su vida, Samaranch recibió con agrado la invitación para visitar la casa museo que se conserva en Albaida, desde donde sigue proyectándose la obra y figura artística a todo el mundo.

ORNAQUE: “SEGRELLES ES LA IMAGINACIÓN, LA GENIALIDAD Y LA MAESTRÍA.
“Segrelles es la imaginación, la genialidad y la maestría” con estas palabras definía Pablo Ornaque, coleccionista, y agregado cultural del Museu del Barça.
Con esta exposición se continuaba la vertiente cultural con la que el F.C. Barcelona celebró su centenario. Para el Presidente del Club, Josep Lluis Nuñez, “no podía ser de otra manera, y esta serie de grandes exposiciones al rededor del arte barcelonista, tenía que iniciarse con el primer cartelista del Club, con el artista que hizo el primer cartel oficial, el de las Bodas del Barça en el año 1924 y con quien compartió en su corazón a lo largo de su vida, su valencianidad y su fanatismo por el Barça, orgulloso él y hoy nosotros de que fuese el socio numero setenta y cinco del club”.
Para Fernando Tormo Director de la Casa Museo del Pintor José Segrelles de Albaida, al igual que para Joan Antoni Bodí, entonces alcalde de Albaida, todos ellos presentes en el acto inaugural arropando a Concepción Segrelles, hija del Pintor, “Valió la pena desmontar todo el Museo que el Pintor abrió en Albaida y llevárselo temporlalmente a Barcelona, para encontrarnos ante la muestra antológica más importante de Segrelles y porque a lo largo de los seis meses que estuvo abierta la exposición, alcanzó el millón de visitantes, lo que sin duda significó una gran oportunidad para que se conociera la magnitud artística de Segrelles, y la riqueza que se custodia en su Museo de Albaida”.
Ornaque pretendía que esta fuera la exposición más importante que se hubiera hecho nunca del Pintor Segrelles, y lo consiguió. Junto a las ciento cincuenta obras procedentes del Museo de Albaida, se consiguió localizar y reunir en su exposición, con la ayuda de Fernando Tormo, Xavi Albert, y de J. J. Soler, hasta cuatrocientas obras a través de las cuales se consiguió una rica perspectiva de la carrera artística de quien está considerado como el mejor ilustrador universal.
En esta misma línea y en respuesta a la pregunta del por qué Segrelles estaba siendo objeto de tan gran homenaje por parte del Barça, Ornaque respondió suscribiendo las palabras que Nuñez manifestó en el acto inaugural, “que Segrelles siempre ha sido muy querido y valorado por los barcelonistas y por los catalanes”. Aunque nacido en su querida Albaida, José Segrelles se formó y se dió a conocer como dibujante, cartelista e ilustrador en Barcelona, allí estuvo ininterrumpidamente desde los doce hasta los cuarenta y cuatro años y dejó Barcelona para ir a residir durante cuatro años a Nueva York. Posiblemente su error, fue llegar de Estados Unidos y enclaustrarse en Valencia, donde en lugar de descubrirlo, hoy aún siguen deliberándo sobre leyendas políticas y hábitos personales con los que injústamente se ha recubierto y eclipsado la verdadera figura artística de Segrelles. Añadía Ornaque que “se repite la historia, y ahora, cuando posiblemente empezaba desvanecerse la fama que nunca la gloria de José Segrelles, el Barça se sentía orgulloso de recuperar y acercar a las nuevas generaciones de catalanes, a una gran figura como José Segrelles, de lo que tendrían que tomar nota en su valencia natal, donde incomprensiblemente aún está por descubrir, reconocer y homenajear oficialmente”.
En el discurso inaugural, Josep Lluis Nuñez, destacó tres aspectos importantes a celebrar ese día. En primer lugar, ensalzó la magnitud artística de quien fuera el primer cartelista oficial del Club, José Segrelles. Lamentó inmediatamente no conservar el cartel original de las Bodas de Plata del Club, dijo “porque entonces lo importante era la funcionalidad del cartel y nadie se planteaba en aquella época, 1924, que el Barça fuera a abrir un Museu, hoy quince años, después, el segundo más visitado de Cataluña y el sexto del Estado Español, con una media de seis mil personas diarias”. Se congratuló al menos de haber podido recuperar para esta exposición, todo el proceso artístico, dibujos, bocetos y modelos que precedieron al Cartel definitivo.
En segundo lugar, destacó la adquisición definitiva de la colección de Pablo Ornaque que tras su exposición temporal durante el pasado verano, quedaba definitivamente instalada en las salas del Barça para deleite de todos.
En tercer lugar, Nuñez se refirió a la celebración del Centenario del Club -1999-, y al quince aniversario del Museu del Barça, en el que se recogen los eventos y triunfos que el club ha ido acumulando a lo largo de su vida, así como una rica pinacoteca y colección artística con la que se realzan los colores azul grana.