miércoles, 23 de marzo de 2016

SEGRELLES EN EL LIBRO BARCELONA. PUBLICITAT I EPHEMERA.










El ayuntamiento de Barcelona acaba de editar el libro “BARCELONA. Publicitat i Ephemera” de Víctor Oliva Pascuet y su hijo Oriol Oliva Sanasona, con prólogo de Pilar Vélez, directora del Museu del Disseny de Barcelona.

En él hacen a lo largo de 590 páginas un repaso a la historia de la sociedad barcelonesa desde 1850 hasta 1950 a través del análisis de 2.000 obras representativas de los productos más marginales de la publicidad y la creación gráfica, lo que antes se llamaban pequeños impresos y ahora conocemos como ephemera. Este término hace referencia al material impreso que tiene un destino efímero, como son las etiquetas de productos, felicitaciones o recordatorios de todo tipo, calendarios o carteles, aunque estos últimos son los más apreciados en el mercado del arte.

Víctor Oliva, gran conocedor de la cultura visual de nuestro país, aporta todos sus conocimientos sobre diseño gráfico en esta obra. Apasionado de todo lo que se puede considerar efímero y que, normalmente, acabamos tirando a la basura, durante 20 años ha ido colecciones productos de este tipo que, con la ayuda de Oriol Oliva, va desgranando en este libro donde también hay piezas de otros colecciones.

Gracias a estos ephemera, podemos conocer los cambios que durante el periodo que transcurre entre 1850 y 1950 ocurrieron en la industria, la cosmética, los vehículos, la política o la alimentación, entre otros sectores. Los ephemera son un reflejo de la sociedad de cada momento y muestran el desarrollo técnico que poco a poco se iba transformando y mejorando. A través de este libro también podemos ver la evolución de la industria gráfica, que primero utilizaba recursos calcográficos y tipográficos, después incorporó la cromolitografía y, años más tarde, el offset y la fotomecánica.

Intercalados entre cada uno de los capítulos el libro también contiene breves estudios monográficos que ayudan a entender el qué y el cómo de toda la iconografía que muestra el libro.

Es un álbum de coleccionista ilustrado con folletos, etiquetas, cromos, billetes, carteles publicitarios, cartulinas de pequeño formato, catálogos, envoltorios de caramelos y programas de mano de teatros y coliseos diseñados entre 1850 y 1950. Son impresos que nacieron para ser fugaces y que han acabado por transformarse en documentos con valor histórico, que en esta obra se ordenan en más de 20 salas temáticas: alimentación, cosmética, industria, promoción turística de Barcelona, artes decorativas, sastrerías, droguerías, camiserías, cultura, bebidas, salud, moda...

En las páginas del libro se reproducen, cientos de papeles llenos de anécdotas, y a lo largo del libro encontramos los reclamos publicitarios de Josep Segrelles como: Chocolate Amatller (1890); Jabones Barangé Libel (1933); Catalana de Gas y Electricidad (1927); Riusset, Compañía General de Industrias Gráficas (1916) en la que Segrelles trabajó como encargado junto a otro valenciano, Pascual Capuz. Riusset fue quien hizo entre otras campañas, la de los carteles anunciadores de la Exposición Internacional de Barcelona del año 1929. Real Moto Club de Cataluña Circuito de Levante (1925); Visitad Barcelona ó Visitad Monserrat de la Cía Española de Turismo (1926).

Fueron años de oro para las artes gráficas con autores de leyenda. Víctor Oliva, autor del libro junto a su hijo Oriol, hablan de Mariana Goncharov, más conocida como 'Fair'.  Josep Porta, Pau Sabaté, Ricard Giralt Miracle, Josep Morell, Josep Pla-Narbona, Joan Junceda, Lluís Garcia Falgàs, Alexandre de Riquer,  Xavier Nogués, Ramon Casas ó Josep Segrelles.

En su prólogo, Pilar Vélez directora del Museu del Disseny de Barcelona, afirma que, “se puede seguir un siglo de la capital catalana a través de estas publicaciones que nacieron para ser efímeras y han pasado a la posteridad. "Son obras gráficas, la mayoría modernistas y novecentistas, que obedecían a un objetivo muy específico y temporal, que una vez cumplido queda obsoleto, pero los coleccionistas, los historiadores y los archiveros les han otorgado cierta inmortalidad al ser catalogadas como patrimonio". "Es la historia de lo menudo, de lo cotidiano, de aquello que nos ayuda a comprender los cambios en las formas de vida". Añade: "Este libro es la historia de lo menudo, de aquello que nos ayuda a comprender los cambios en las formas de vida", dice Pilar Vélez, directora del Museu del Disseny

Oliva, diseñador gráfico de profesión, es la cuarta generación de una familia apasionada por la arqueología gráfica, y su hijo Oriol, antropólogo y periodista, la quinta. "Este libro es una mirada sobre la ciudad desde la ciudad. Todos los impresos están vinculados a Barcelona. La publicidad de papel, sea comercial o promocional, es un testimonio que proyecta una visión viva de la cotidianidad y también de la creatividad", dice Víctor Oliva.

Oriol Oliva dedica un apartado a la fauna como la gran aliada de los publicistas desde finales del siglo XIX, algo que ha llegado a nuestra era con productos tan conocidos como los quesitos de La Vaca que Ríe o el borreguito blanco con un lazo rojo que la marca Norit usa para publicitar sus productos para lavar prendas delicadas de seda y lana.