domingo, 21 de octubre de 2012

EL VUELO IMAGINARIO Por: John Howe




Lista de ilustraciones:

1.-Don Quijote y Sancho Panza montado a Clavileño. The Illustrated Londodn News. 1929
2.-“Entraron por el jardín cuatro salvajes, vestidos todos de verde yedra, que sobre sus hombros traían un gran caballo de madrea.” Espasa Calpe - Madrid 1966 y otras cinco ediciones hasta 2002.
3.-¿Alunizará Clavileño? Acuarela en color – 1959 Del Libro SEGRELLES Ed. Mari Montañana – Valencia 1985.
4.-Boceto para ¿Alunizará Clavileño? Acuarela en color – 1959.

      Nuestro honorable amigo JOHN HOWE y distinguido embajador de la Casa Museo José Segrelles de Albaida, (ilustrador de los libros de John Ronald Reuel Tolkien y los Storyboard de las películas dirigidas por PETER JACKSON: El Sr. de los Anillos y The Hobbit, que se estrenará estas navidades, ha vuelto a ocuparse en sus enriquecedoras crónicas, de la obra de JOSÉ SEGRELLES (1885-1969) junto a otros ilustradores como EDMUND DULAC (1882-1953, PAUL GUSTAVE DORÉ 1832-1883),  WILLIAM HEATH ROBINSON(signed as W. Heath Robinson, 1872 - 1944), en torno a las ilustraciones que realizaron a partir de la obra cervantina, D. QUIJOTE DE LA MANCHA, y más concretamente del capítulo dedicado al vuelo de Clavileño.

Capítulo XLI “De la venida de Clavileño, con el fín desta dilatada aventura”.

… Don Quijote y Sancho Panza montado a Clavileño.

      "Oyó Sancho las voces, y apretándose con su amo y ciñéndose con los brazos, le dijo: _Señor: cómo dicen estos que vamos tan altos, si alcanzan acá sus voces, y no parece sino que están aquí hablando, junto a nosotros.

      -No repares en eso Sancho; que como estas cosas y estas volterías van fuera de los cursos ordinarios, de mil leguas verás y oirás lo que quisieres. Y no me aprietes tanto, que me derribas; y en verdad que no se de que te turbas ni te espantas; que osaré jurar que todos los días de mi vida he subido en cabalgadura de paso más llano: no parece sino que no nos movemos de un lugar”...

      El dibujante y antropólogo de la ilustración, John Howe se pregunta -según interpretación de la ilustradora y escultora Reme Tomás-:

     ¿Podría haber escrito Cervantes episodios tales como el vuelo imaginario (Don Quijote y Sancho hacen un viaje igualmente intrigante y extra -temporal en un barco encantado) uno o dos siglos antes?

     Los observadores no empiezan a ver los ovnis hasta que la humanidad es potencialmente capaz de fabricar naves espaciales (ver platillos volantes CG Jung: A Modern Myth of Things Seen in the skies, 1958).

    ¿Habría sido posible para los pintores imaginar el espacio antes de que existiera?"

  Para terminar, seguramente ningún ilustrador habría vinculado la ciencia y la fantasía tan hábilmente como el compatriota de Cervantes, José Segrelles.

    Segrelles produjo 105 láminas en color y 126 ilustraciones en blanco y negro de Don Quijote durante un largo período.

    Las primeras imágenes fueron publicadas en la edición de Navidad del Illustrated London News en 1929. Se unieron finalmente en una lujosa edición conmemorativa titulada "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha ", publicado en 1966 por Espasa -Calpe de Madrid". Sin embargo, el mejor dibujante contemporáneo de España, no sólo era un creador más de los clásicos de la historia y la leyenda, sino era un seguidor apasionado de los esfuerzos del hombre para llegar a la Luna y conquistar el espacio.

     Sus representaciones de la Luna, realizadas inicialmente por la cuidadosa observación de los cráteres en el pan duro y envejecido, tienen un elemento de ardiente fantasía y audaz visión que los hacen más que ciencia, y sin duda más que ciencia ficción, ya que normalmente está desprovista de la atmósfera, sobre la cual la fantasía prospera (crece y medra) tan fácilmente.

     José Segrelles pintó una última imagen de Don Quijote, en 1959, que no está incluida en el libro. Vemos al hidalgo sin miedo, con las rodillas huesudas sujetas a los flancos rígidos de Clavileño, y a su espalda Sancho Panza resistiendo, agarrándose a D. Quijote, aferrándose a su estimada vida, cayendo directamente hacia el rostro de la luna, lleno de cráteres, en la misma trayectoria que debió tomar el Eagle. (módulo lunar que llevó por primera vez al hombre a la luna).

    José Segrelles murió el 3 de marzo de 1969. Tres meses y medio después, el primer hombre pisaría la luna.

    Curiosamente, Neil Armstrong obvió mencionar las huellas de las pisadas de un caballo de madera, pero seguramente Cervantes lo habría corroborado (aprobado, certificado)".