domingo, 14 de octubre de 2012

LOS PARDAILLAN DE JOSÉ SEGRELLES (2/2)














Por: EDGAR MADRIGAL.
Blog: ALBERGUE PARDAILLAN

La cuarta parte retrocede en el tiempo hasta el final de la guerra entre los tres Enriques por el trono de Francia y ubica a PARDAILLAN en Sevilla, España, en donde es embajador de Enrique IV. En esta ocasión se tiene que enfrentar no solo a Fausta si no también al Gran Inquisidor. Es en esta parte de la historia en donde se aprecia mejor la gran fuerza de voluntad del caballero y en donde yo creo se puede encontrar la parte más emocionante de toda la saga.

En la quinta parte encontramos a los personajes principales de la saga de Juan el Bravo (la tercera) siendo básicamente el desenlace de la historia entre PARDAILLAN y Fausta, en donde el destino final de Caballero queda envuelto en una nube de misterio.

Los colegas de Los Pardaillan.

D’Artagnan: El famoso mosquetero, debe su fama principalmente a la novela de Alejandro Dumas padre, Los tres mosqueteros, aunque fue un personaje real que tuvo su importancia en la corte de Luis XIV donde fue capitán de la guardia de los mosqueteros del rey. D´Artagnan hizo su aparición en la literatura en unas memorias apócrifas escritas por George B. Courtliz. En esta obra se inspiró Dumas para la mencionada, Los tres mosqueteros, y sus posteriores secuelas Veinte años después y El Vizconde de Bragelonne.

Scaramouche: Abogado, actor, diputado del tercer estado en los Estados Generales y, sobre todo, alumno aventajado de esgrima. André-Louis Moreau, que es el nombre de este personaje se batirá a lo largo de dos novelas escritas por Rafael Sabatini para vengar la muerte de un amigo y por el amor de Aline la sobrina de su tutor.

El prisionero de Zenda: Es el rey Rudolf de Ruritania, pero el espadachín que le tiene que rescatar de la prisión de Senda donde le ha recluido su hermanastro y devolverle al trono es Rudolf Rassendyll, que tiene gran parecido con el rey y tiene que hacerse pasar por él para que sus enemigos no se hagan con el trono. La aventura de los Rudolf, tanto de el rey como de su doble continuaran a lo largo de dos novelas.

La Pimpinela Escarlata: Sir Percy Blakeney es un aristócrata inglés, elegante y amanerado, de costumbres refinadas y aparentemente hedonista, pero esta es sólo la máscara que encubre a la Pimpinela Escarlata, un héroe que se enfrenta en plena etapa del terror contra los más fanáticos de los jacobinos para rescatar a aristócratas franceses de ser ejecutados en la guillotina. Este personaje fue creado por la Baronesa Orczy en un principio para el teatro, aunque luego se convirtió en novela y en una larga saga.

El Zorro: Directamente inspirado en el personaje anterior y en el personaje histórico casi mítico llamado Joaquín Murrieta, nace de la pluma de Johnston McCulley, el personaje de El Zorro, Diego de la Vega es un amanerado heredero de una de las familias más ricas de los Angeles, pocos pueden sospechar que es el hombre que se esconde tras la máscara del Zorro, el primero de los justicieros enmascarados, y que aparecería por primera vez en la novela La maldición de Capitana, para luego tener una larga vida en novelas pulp, comics, seriales y series de TV.

Henri de Lagardere: Hábil espadachín y hábil con el disfraz las novelas de este héroe de capa y espada creado por Paul Féval padre se encuentra recogida en una obra que recibe el título de su identidad secreta, el Jorobado. Paul Féval hijo a principios del siglo XX continuara sus aventuras.

Cyriano de Bergerac: El drama en verso de Edmond Rostand, si bien es una obra de teatro, en muchas ocasiones se ha publicado dándole forma de novela, en esta obra del romanticismo tardío e inspirada en un personaje real, Cyrano, el protagonista representa mejor que nadie el idealismo y el pesimismo del espíritu romántico.

Hendon: Espadachín que aparece en la novela El príncipe y el mendigo de Mark Twain, para ayudar al príncipe convertido en mendigo.

Capitán Alatriste: Viejo soldado de los Tercios de Flandes creado por la pluma de Arturo Pérez-Reverte, es casi el antihéroe, un hombre en el ocaso de su vida que lucha por ideales de los que ya está desengañado, un don Quijote curado de su locura y que no obstante continúa enfrentándose a los molinos de viento, convertidos en la corrupción del poder que estuvo presente en los gobiernos de los últimos Austrias. Este espadachín sobrevive vendiendo su brazo al mejor postor pero siempre siguiendo escrupulosamente su particular forma de entender su código de honor.

Pedro Capablanca: Creado por la pluma de José Calvo Poyato, viejo soldado que sobrevive en la época de Carlos II dedicado a investigar misterios por cuenta ajena.